Tercera remontada en casa de la UPP y quizás la más heroica. En el minuto 89 iba perdiendo por 1-2, pero un cabezazo de Aarón y un remate de Iván Henares en el 92 dieron la vuelta al marcador (3-2) y evitaron la tercera derrota seguida de los placentinos. El Jerez, ya con una plantilla muy diezmada de por sí, acabó pagando las lesiones durante el partido de Barrero y Jorge Zafra. El Plasencia fue superior al Jerez a lo largo de los noventa minutos y tuvo múltiples ocasiones para evitar tener que apelar a la épica. El Jerez, por su parte, reivindicó su ADN competitivo para mantener sus opciones hasta el final.

La primera mitad fue de dominio placentino, pero las ocasiones quedaron reservadas para el segundo periodo. En la más destacada de los primeros 45 minutos, el trallazo de Durántez se encontró con la mano milagrosa de Álex.

En la segunda parte, la UPP decidió hacer enloquecer el partido en busca de la victoria. Pastelero adelantó unos metros a Aarón y eso originó unos huecos en el centro del campo de los que el Jerez supo sacar partido. En el minuto 55, Juanan Vélez logró desubicar a toda la zaga unionista y, con Álex Hernández fuera de palos, centró para que Chema Chávez marcara de cabeza casi a puerta vacía (0-1).

Poco duró la alegría jerezana, pues dos minutos después llegaba el tanto del empate. Luismi pisó área, armó la pierna derecha y tras ser tocado por detrás por Jorge Zafra cayó al suelo. El capitán templario protestó la decisión de Pavón Guillén, mientras que Luismi no perdonó de penalti el 1-1.

El partido se rompió definitivamente. El Plasencia apostó por el todo o nada y a punto estuvo de cobrar ventaja con un remate a bocajarro de Álex Jiménez a la salida de un córner. Pero el que volvió a acertar fue el Jerez en una nueva falta de contundencia local en el despeje. Fue tras un centro de Juanito de la Cruz que aprovechó Juanan Vélez para hacer el 1-2 en el minuto 68.

A partir de ahí la UPP encerró de forma definitiva al Jerez en su campo e incluso mandó dos veces el balón a la madera. En el 71 fue Karim y en el 79 lo hizo Iván Henares. Y cuando no se cruzaban los postes, lo hacía Álex Gragera. En el 84 despejó el disparo de Aarón.

Los blanquinegros no dejaron de creer y encontraron premio ante un Jerez que se vio superado físicamente. En el 89 Iván Henares puso un centro perfecto a la cabeza de Aarón para hacer el 2-2 y, ya en el 92, el propio Iván Henares -en su mejor partido como unionista- encontró un balón suelto dentro del área para acribillar a Álex (3-2) y desatar la locura en las gradas.

Fuente: Diario Hoy

Autor: Juan Carlos Ramos.